Si recientemente hablábamos de los primeros estudios que revelaban la toxicidad de las impresiones 3D atendiendo a sus materiales y tipos de impresión sobre microorganismos hoy les traemos una noticia relacionada con la toxicidad del aire que puede llegar a emitir una impresora 3D.

Nuestra máxima es que el trabajo que desarrollamos día a día con impresoras 3D sea lo más seguro posible y en ocasiones, dado que el sector y la maquinaria es tan nueva, no tomamos todas las medidas necesarias para no poner en riesgo nuestra salud. Justamente para evaluar este tipo de riesgos que sufren todos aquellos que trabajan con impresoras 3D la organización científica de seguridad Underwriters Laboratories, el Instituto de Tecnología de Georgia y la Escuela Rollins de Seguridad Pública de Emory están trabajando en conjunto para tratar de determinar qué impacto tienen las emisiones de nuestras máquinas en la calidad del aire y nuestra salud.

[pictureframe image=”http://abismo3d.com/wp-content/uploads/2016/04/ul-georgia-tech-emory-air-quality-research-3d-printing2.jpg” align=”left” lightbox=”true” title=”” link=”” width=”” height=””]

La investigación se llevará a cabo a lo largo de dos años y se centra en las emisiones químicas de partículas que emiten las impresoras. En primer término, los laboratorios Underwriters han definido las bases sobre la medición y la evaluación de las emisiones para finalmente evaluar el impacto ambiental en la salud humana.

Se espera que el proyecto finalice en 2016, fecha en la que serán revelados todos los resultados, hecho que puede llevar a una adaptación del sector para que sea más seguro para los trabajadores.

[pictureframe image=”http://abismo3d.com/wp-content/uploads/2016/04/ul-georgia-tech-emory-air-quality-research-3d-printing3.jpg” align=”left” lightbox=”true” title=”” link=”” width=”” height=””]

La segunda fase del estudio en la que se encuentra trabajando la Escuela Rollins, partirá de los resultados de la primera fase con los que evaluarán los riesgos potenciales para la salud de la exposición a estas emisiones de impresoras 3D.

“Nuestra investigación sobre la impresión 3D subraya la convergencia crítica de química, ambiente y el factor humano de seguridad para la salud, ampliando el paradigma de la seguridad más allá de la exploración de los criterios de incendio, choque y daños tradicionales”, dijo la doctora Marilyn Negro, vicepresidenta y asesora técnico senior de UL. “Este estudio es parte del compromiso de UL Inc. para compartir el conocimiento que ayude a hacer productos más seguros con los que trabajar, más seguro para el medio ambiente y más seguro para la salud de la sociedad y el bienestar.”

Aunque todavía habrá que esperar bastante para conocer los resultados nos alegra mucho saber que hay gente investigando para mejorar el sector desde otros puntos de vista desde los que no se aborda normalmente. Como siempre, nosotros recomendamos sentido común para trabajar con nuestras máquinas y por supuesto hacerlo en un entorno lo más ventilado posible, aunque sin corrientes de aire, puesto que podría afectar a nuestra impresión.
[raw][youtube_video id=”NX46AXfkbso” height=”” width=””][/raw]

Vía: 3Ders.org